BUSCAR EN GOOGLE Y EN EL BLOG DESDE AQUÍ MISMO

Google
 
Haz click aqui  para que este blog sea tu página de inicio usando explorer

Nuestros cuatro artículos sobre el Preventorio de Aigües siempre han sido uno de los más visitados desde que Alicanteblog inicio su andadura con vosotros.
Los motivos son muy claros, por supuesto. No nos vamos a engañar al respecto: por encima de la belleza paisajística e histórica del lugar (único motivo que nos impulsó a los componentes de esta web para hablar de él), predomina el misterio que envuelve el lugar desde hace décadas.
La historia del preventorio no es conocida con mucha precisión cronológica. Sus aguas son famosas y apreciadas desde la antiguedad, no sólo por su valor curativo y termal, sino también por su alto contenido en sales minerales. El documento más antiguo conocido es un privilegio firmado el 30 de noviembre de 1596, dando la propiedad de las aguas a la ciudad de Alicante, que la ostentará hasta el año 1816. El edificio principal que actualmente se conserva (foto 1) fue construido en 1838 por el ingeniero y arquitecto Pedro García Faria, mientras el Conde de Casas Rojas embellecía los terrenos adyacentes con pequeñas casas alejadas del balneario para quienes no quisieran estar cerca del bullicio. Posteriormente, empezaría un conflicto entre el Ayuntamiento de Alicante, la familia del Marqués de Bosch y el Conde de Casa Rojas. Hasta el año 1865 no se resolvería el litigio, reconociendo el Juzgado de Jijona al Conde de Casa Rojas como legítimo proprietario. Hacia 1973, el Patronato Nacional Antituberculoso, hizo un proyecto para rehabilitar y ampliar el edificio, pero quedó en el papel. En 1989 la empresa Prognosis adquirió el edificio con la intención de reformarlo. En 1993 firmó un convenio urbanístico con el Consistorio para desarrollar el proyecto de construcción de dos hoteles y un balneario. Tras una cascada de pleitos entre esta empresa y el Ayuntamiento de Aguas de Busot, el Balneario fue comprado por Valentín Botella (Presidente del Hércules CF) en el 2006.
Hasta aquí la historia, más o menos.
Hoy hemos decidio visitarlo. Hasta cierto punto, se lo debíamos. Gracias al Sanatorio y al maravilloso paraje que lo circunda en todas direcciones, mucha gente fue capaz de tener una vida digna en aquellos aciágos días en que la tuberculosis mataba a niños y mayores. Al adentrarse en aquel lugar, o simplemente pasearse por los alrededores, la gente suele contar que ha notado sensaciones fuera de lo ordinario, incluso personas que hayan investigado el lugar por la noche contarán experiencias fuera de lo normal. Esta mañana, mi mujer, mi hijo y yo (los dos
últimos incluso nos metimos dentro del recinto para tomar unas fotos) sólo hemos tenido una experiencia fuera de lo normal: encanto y grandeza por estar allí, a las puertas del gigantesco edificio, rodeado de las tres inmensas palmeras y acompañados únicamente por el canto de los pájaros y el aroma a jazmín y pino.
El debate se desarrolla entre el no poder explicar estos fenómenos extraños (fotos borrosas, grabaciones de audio y video o vivencias) dando cabida a una dimensión paranormal del tema, y el fuerte poder de sugestión humano. Este último lado de la cuestión tiene más cuerpo debido a que al estar allí, el individuo se envuelve en un ambiente misterioso, recordando leyendas urbanas sobre el preventorio y al encontrarse con viejas camas ruinosas, pasadizos oscuros o lúgubres habitaciones. Pedro Amorós, autodenominado y considerado por muchos uno de los parapsicólogos más reconocidos a nivel internacional, fue el que promocionó algunos de los presuntos sucesos inexplicables que circundan alrededor del preventorio, los cuales han sido objeto de todo tipo de opiniones, críticas y controversias.
Yo pertenezo al grupo de personas que se siente repugnado por el caracter paranormal que ha obtenido el Preventorio, aunque también tengo que reconocer que gracias a dichos bulos, mi querido Sanatorio no cae en el olvido. Hace ya algunos años, Pedro Amorós hizo pública una leyenda que narraba la presunta aparición de una "Dama Blanca", oculta entre las paredes y la oscuridad de aquel dantesco edificio. Para algunos, el Preventorio de Aigües de Busot será una excusa para promocionar su "caché" y fama de guión prestado, para otros, este edificio seguirá siendo un misterio aún por descifrar... Para mí, simplemente un lugar histórico y paisajístico inigualable en toda la provincia..
¿Entraría allí sólo una noche de invierno, fría, lluviosa y con viento?
Claro que sí.
¿Tendría miedo?
Sí... aunque no a los fantasmas ni a las "damas blancas", sino a la posible agresión que pudiera sufrir por parte de algún vandálico. El cementerio está lleno de valientes.
Sólo pienso que si la gente que originó tantos bulos, su hubiera dedicado a subir a los montes circundantes (como hemos hecho esta mañana mi familia y yo), sentarse en los centenarios bancos de piedra que se levantan por los bosques de alrededor, admirar las aves y los conejos, respirar aire fresco y pensar en la cantidad de gente que se recuperó de la Tuberculosis gracias al Centro Médico y sus cuidadores, hoy en día serían mucho más felices.
Gracias, preventorio.
Sólo espero que la reforma prometida por Valentín Botella sobre el edificio, haga justicia a tu historia.
FOTOS: Todas mías, incluso las fotos en B/N. Mi cámara me permitía dar un toque "paranormal" a las bellas fotos
ENLACES:

6 Comments:

  1. arturo said...
    Ahora si que empieza el verdadero terror para el Preventoro y su entorno de frondosa pinada.
    Valetín Botella solo es la avanzadilla de las hordas destructoras, uy que lapsus, quise decir constructoras de Enrique Ortiz.
    Juan José said...
    Un compañero de trabajo es natural de Aigues... Se llevan produciendo manifestaciones en contra del posible HOTEL que quieren construir allí. Entre otros motivos, porque Aigues sufre cortes de agua todo el verano. Y piensan que el ayuntamiento va a aquitar más agua al pequeño labrador para dársela al hotel. Tambien hablan de un nuevo viaducto entre aigues y Campello para suministrar agua al futuro hotel.
    En cualquier caso, todo lo que han allí será motivo para mi cabreo. Y sólo digo a la alcaldesa de Aigues que mejor NO TENERME CABREADO
    Alicanteblog es un buen púlpito para dar mis sermones
    Chao
    Anónimo said...
    Estimado Bloguero,

    Hola, soy Pedro Amorós. Ante todo muchas gracias por hacer referencia a éste, también lugar mío por ser español y además alicantino y valenciano.
    Pienso que tal y como usted hace en su blog, difunde una cultura y una historia que a través del tiempo perdura y permanece, el misterio es otro apartado de esta cultura y por ello, en realidad me otorgo el privilegio de hablar de misterios relacionados con mi tierra y con otras tantas. Al fin y al cabo también se trata de cultura, aunque quizá usted lo vea desde otro prisma.
    Cuando era niño, tuve la oportunidad de estar en el balneario de Aguas y así ver gratamente una construcción que me marcó desde aquel entonces, como lugar encantador. Al tiempo, me contaron muchas historias a las que en mayor medida daba el crédito apropiado y justo para establecer mis propias hipótesis.
    La historia de esa Dama Blanca de la que usted hace referencia, no es mía, es de muchas personas con nombres y apellidos. Algunos de ellos incluso están dispuestos a narrar públicamente lo que vieron, lo que oyeron y de lo que fueron partícipes. Y es verdad que hy que ponerlo todo en "tela de Juicio" cosa que evidentemente yo ya he hecho y por ello he hablado de este lugar, solicitando siempre que sea respetado y tratado con cuidado.
    Sinceramente prefiero que sea conservado como un lugar de misterio, a que sea olvidado y hundido entre sus escombros para albergar a personas que iba allí a realizar todo tipo de cosas un tanto ilegales.
    A mí, personalmente la policía del municipio me han llegado a decir que sí, que va muchísima gente a ver si ve fantasmas o no, a grabar psicofonías, a... curiosear. Pero no es esta gente la que "rompe", destruye y quema el lugar, estos son los Gamberros y delincuentes que deberían ser detenidos.
    Y sí, he hablado muchas veces del lugar y, no me arrepiento de nada, pues lo que he contado de éste y de otros lugares es tan solo la fiel trascripción de multitud de historias, testimonios y leyendas las cuales me encantan.
    Yo, no promulgo politica ni tampoco creencias, simplemente transmito lo que yo sé, tengo entendido o he vivido en mis carnes personalmente y por ello tan solo hago "periodismo de misterio" y desde luego, investigación de campo.
    Por supuesto me equivoco, soy humano y además dado a errores, cosa que agradezco pues es lo que me enseña en la vida, pero si de algo estoy seguro es que en la vida me he autodenominado nada.
    Y se lo digo por el apunte que usted hace a Autodenominado, el cual creo que está tan fuera de lugar, como el de afirmar sin comprobar.
    Si usted dice que yo me autodenomino parapsicólogo es porque quizá desconozca que los que estudiamos esta disciplina de investigación o, los fenómenos paranormales, nos denominamos parapsicólogos, así como el que estudia el comportamiento de las aves se llama ornitólogo y el de los volcanes, vulcanólogo y no por ello se antepone el adjetivo o calificativo "Autodenominado".


    Saludos

    Pedro Amorós
    Anónimo said...
    Mi padre estuvo alli durante la guerra, es de Madrid y se llama Emilio, nosotros visitamos con él el preventorio hace 20 años, entonces habia un guarda muy amable que al contarle mi padre su historia, nos dejó pasar con él, incluso buscó en el archivo su historial, fué muy emocionante y todos lloramos oyendo las historias que contaba, para él , el unico trauma era estar lejos de su familia siendo un niño ,pero el caso es que se curó, sin medicamentos solo con comida vina sana el sol reposo y las aguas termales. El aún vive es mayor, y recuerda a un compañero Struch que era de Santa Pola o por ahi y a sor Mari. Es una pena que esté destrozado. un saludo. Lola
    Anónimo said...
    Si hay alguien más de las personas que aun viven que estuvieron en el preventorio que escriban.
    Anónimo said...
    Mi padre también estuvo en el preventorio durante la guerra era de Porcuna (Jaén) y se llamaba Daniel, tenía unos 10 años. Nos contó poco pues eramos pequeños cuando murió en el 77, ahora queremos saber como vivió allí. Sabemos que allí aprendió a leer y escribir, que se curó y que no guardaba un mal recuerdo de aquellos días salvo la añoranza de su familia.
    Por desgracia no encontramos mucha información en internet pues del sitio solo se cuentan historias de fantasmas en lugar de historias vedaderas y emotivas.

Post a Comment