BUSCAR EN GOOGLE Y EN EL BLOG DESDE AQUÍ MISMO

Google
 
Haz click aqui  para que este blog sea tu página de inicio usando explorer

AIGÜES: ALICANTEBLOG ESTUVO ALLÍ

¡Me encanta el Domingo de Ramos! Cuando todo el mundo parte en procesión con sus palmas, ramos, cánticos y personal eclesíastico, un servidor parte a sus amadas montañas y sierras, lo más alejado posible de tales muestras religiosas. Es una tradición personal... Algo así como la Biblia del Ateo de Mierda. Pero, oye, que "bien lo pasemos". Hoy, precisamente, se celebraba un mercado de artesanía en uno de los pueblos más cercanos y pintorescos de la provincia: Aigües (o Aigües de Busot). Siguiendo los consejos (como siempre) de nuestro senderista de cabecera Arturo, hemos partido hacia allí, rezando (¡huuy!, perdón, quería decir "esperando") que no lloviera. Y no lo ha hecho. Ni mucho menos. Ha sido un día maravilloso: despejado, brillante, caluroso... con una ligera brisa que refrescaba tu rostro con el típico olor meditarráneo a pinos y jazmín. El mercadillo es sencillo, pero muy curioso: puestos de antiguedades, piedras curativas, libros viejos, manualidades... ¡Maravilloso! Hemos aprovechado para comprarnos unos colgantes con piedras curativas que, si bien no van a hacer mucho por nuestra salud, si os puedo asegurar que son muy bonitos. Y quien sabe, quizá a la vejez viruela, me hago seguidor de la gemoterapia.
Después del mercado artesanal hemos realizado una pequeña visita a la Torre de Aigües, de la que hablaré en otro artículo porque se merece una mención aparte.
Ha sido una mañana muy especial, que ha incluido también una visita al Preventorio de Aigües, sus sierras adyacentes y el pintoresco pueblecito. Bien conocidas son sus casas de colores a la entrada, sus montañas de facil ascensión y su multitud de senderos ideales para ir con la familia.
Es una pena que pueblos como Aigües sean más conocidos para los visitantes extranjeros que para los propios alicantinos.... más aún cuando dista de la capital sólo 20 kilómetros.
Por cierto, que bella imágen nos ofrece el Cabeço D´Or desde el pueblo. Nos mira, nos llama, requiere nuestra atención... cómo si nos dijera desde su altura que procedemos de ella y que a ella debemos ir.
Y es un juramento que hoy he hecho.
Pronto estaremos allí de nuevo.
Pero no nos dedicaremos exclusivamente a visitar las Cuevas de Canelobre que descansan en su barriga...
No.
La próxima vez que la visitemos haremos un esfuerzo para llegar a su cima, fotografiarnos en el Vértice geodésico y firmar su libro de visitas.
Palabra de Alicanteblog.

2 Comments:

  1. arturo said...
    tu de mercadillos y disfrutes bucólicos y yo de marcha cívica, por menos cosas en otros tiempos la santa "inqui" nos hubiera convertidos en "sendras"
    Juan José said...
    Nos hubieran colgado de los pulgares, azotado y sodomizado...
    pero piénsalo bien: el infierno es mucho más divertido que el cielo.

Post a Comment