BUSCAR EN GOOGLE Y EN EL BLOG DESDE AQUÍ MISMO

Google
 
Haz click aqui  para que este blog sea tu página de inicio usando explorer

El ataque al Mercado Central trajo consigo además de los daños y las 300 víctimas directas causadas, la ansiedad, desazón e impotencia de todos los habitantes de Alicante.
La gente inmediatamente tomó la decisión de alejarse lo máximo posible de la zona centro, aunque esta medida era insuficiente: los aviones Savoia sobrevolaban la capital y atacaban con sus bombas todos los rincones de la ciudad. La calle Bailen recibió el impacto de dos bombas incendiarias... aunque no fueron las últimas. Pascual Peral cuenta en el libro "Tiempos de Guerra" cómo los bombardeos duraron muchas semanas: "nos ocultamos en el Barrio del Garbinet, donde tuvimos que resistir hasta que me llamaron a filas en agosto de 1938" Las personas que presenciaron aquella tragedia, recuerdan el terrible momento de aquel bombardeo, con la sensación como si el tiempo se hubiera detenido. Nuestros abuelos no consiguieron reaccionar nunca ante este espectáculo; en el que el apacible y bullicioso Mercado de la Verdura quedó convertido en un segundo y para siempre en escombros.
Escombros también en la memoria y en los recuerdos de los que lo vivieron.
Sobre este bombardeo existe una pregunta de capital importancia, a la que los supervivientes han contestado siempre de la misma manera.
Si las alarmas situadas encima del Mercado Central sonaron antes del ataque... ¿por qué hubo tantas víctimas?
Parece ser que alarma y bombardeo sucedieron en el mismo instante, no dando tiempo a los ciudadanos a penetrar en los refugios que existían en los bajos del mercado. La explicación es que las autoridades ordenaron a los aviones que no entraran por el mar, sino por sorpresa desde el interior de las montañas para hacer más daño a la población civil. De esta forma estaban completamente fuera del alcance de las escuchas antiaéreas que estaban orientadas hacia el Mediterráneo. Digamos que cuando las sirenas sonaron, los aviones enemigos ya estaban en el centro de Alicante.
De los pocos documentos existentes sobre el ataque (Archivo Municipal de Alicante), podemos encontrar la relación de los muertos y heridos de aquel fatídico 25 de mayo de 1938... Pero sólo la de los muertos y heridos que entraron en la Casa Socorro de la ciudad, aún sabiendo que muchos más ni siquiera llegaron allí.

Descansen todos ellos en Paz.

FOTOS:

1)Casa Socorro desde el Teatro Principal. 1960

2)Vitrina con el reloj del Mercado Central. Aún hoy sigue ahí. Se quedó parado justo a la hora en que comenzó el ataque.

3)Mercado de Verduras desde Calderón de la barca. 1970

3 Comments:

  1. Anónimo said...
    me reitero, muy buen trabajo

    jose
    Juan José said...
    Gracias.
    Te agradezco mucho tus críticas sobre nuestro artículo.
    Ya sabes que puedes dirigirte a nosotros cuando quieras para comentar lo que desees.
    Ya podéis participar todos en nuestra web
    Anónimo said...
    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Post a Comment