BUSCAR EN GOOGLE Y EN EL BLOG DESDE AQUÍ MISMO

Google
 
Haz click aqui  para que este blog sea tu página de inicio usando explorer

Ante la escasez de datos oficiales (las autoridades falangistas siempre quisieron ocultar la magnitud del genocidio), todo lo sucedido aquel 25 de mayo de 1938 es conocido gracias a la aportación verbal de personas que salieron vivas del terrible bombardeo y lo contaron a sus familiares y amigos.
También a los esforzados anónimos que, en un acto de valor, recogieron los cadáveres descuartizados y los heridos en un esfuerzo por ayudar al prójimo.
A la mayor parte de alicantinos sorprendió el ataque en sus casas y, cuando cesaron las alarmas del Mercado Central (foto adjunta), toda la gente que vivía en sus alrededores se lanzó a la calle para socorrer a las víctimas. La zona del impacto fue el Mercado de las Verduras (calle Velazquez, justo antes de entrar en el edificio). La escena dejaba paralizada a mucha gente, ya que los gritos de los socorristas se mezclaban con los alaridos de los heridos y moribundos. Los cadáveres destrozados se dispersaban entre charcos de sangre varias calles adyacentes. No había transcurrido mucho tiempo cuando sonó de nuevo la alarma y la gente se escondió en el cráter abierto por la primera bomba.
Para evacuar a los heridos se echó mano de los carros de caballo que se habían utilizado para traer sardina al Mercado... momento que conocían con anterioridad los pilotos Savoias italianos. En aquella época, sólo había 1 ambulancia en toda la ciudad, perteneciente al Cuerpo de Bomberos.
La noticia corrió como la polvora. Miguel Martinez Garcia cuenta en el libro "Tiempos de Guerra" que: "(...) lo primero que vi fue medio cuerpo destrozado de un caballo colgando en un balcón de la calle Velazquez, lanzado allí por la honda expansiva. Con mi carro tirado por mulas transporté heridos y mutilados a la Casa Socorro, donde no cabía un alma y las enfermeras amontonaban a los heridos encima de la acera"
El suceso le marcó toda su vida, y cuando se hablaba del tema años después siempre decía: "pasemos todo lo que haya que pasar en la vida.... menos volver a vivir aquello"
El resultado fue horrible: 300 muertos, más de 500 heridos o mutilados, niños huérfanos, secuelas sicológicas...

6 Comments:

  1. Jesús said...
    increible relato y muy valiosas esas fotografias, espero la continuacion...

    quiza este sea el episodio mas negro de nuestra historia, quiza hubo otras tragedias mayores en otras contiendas pero ninguna del calibre de esta...

    una trampa, una trampa mortal, orquestada por un personaje que alardeará años despues por su valor y seria recompensado por su criminal azaña ademas de ser recordado como un bienhechor con su correspondiente placa en las casas de paternina en el barrio de los Angeles........

    y luego el pasotismo de todos, autoridades y ciudadania...cuanto miedo

    requiem por los caidos en aquella verguenza para la humanidad
    Anónimo said...
    Tu palabra es mi sentimiento.
    No tengo nada más que añadir.
    Gracias
    Anónimo said...
    puff, esto toca la fibra...hasta hace bien poco no sabia que esto paso en nuestra ciudad, lo peor es que lo comente con amigos de fuera y no sabian nada, los simbolos son para los que sienten los simbolos...una pena que se recuerde mas al personaje de la florida o a los de aguamarga

    j
    Anónimo said...
    ups. jose
    Maria José Paternina said...
    Ese artículo acusa a Paternina de algo que no hizo.
    Creo que se debería eliminar el artículo y tener mucho cuidado con lo que se publica.
    Anónimo said...
    Hola conocéis a Caillou?

Post a Comment